Loading...

   

Tendencias de la vida laboral en la era post-covid

Tendencias de la vida laboral en la era post-covid
Tendencias de la vida laboral en la era post-covid

Tendencias de la vida laboral en la era post-covid

Luego de los cambios que nos trajo la crisis del Covid-19 podemos observar ciertas tendencias en la vida de los trabajadores que prometen volverse parte de la nueva normalidad.

Aún estamos esperando para ver como se terminarán de desarrollar los eventos, pero estas parecen ser las nuevas costumbres que formarán parte de nuestra vida laboral en el futuro:

1. El trabajo remoto vino para quedarse.

Aunque es verdad que existe una notoria variedad de personas que aún desean regresar a sus entornos de trabajo presencial, sobretodo en Latinoamérica en donde no todo el mundo tiene una oficina en su casa, veremos un porcentaje mayor prefiriendo los entornos y modelos remotos o híbridos de trabajo a partir de ahora. Más de la mitad de los empleados que trabajaron desde casa durante la pandemia reportaron preferir quedarse en el modelo de trabajo remoto, según un estudio del Pew Research Center. 



Lo que inició como una obligación debida al encierro terminó demostrando tener múltiples beneficios, lo que nos lleva a nuestro siguiente punto.

2. Flexible, confiable, sociable.

Son las palabras con las que podremos catalogar un fuerte cambio en la industria: ahora los empleados deciden como gestionar sus horas de trabajo. El antiguo esquema de horario fijo de 7am a 5pm ya no es necesario, dado que los empleados tienen la oficina y el trabajo al alcance de la mano, y pueden manejar su tiempo de productividad. Trabajar en dos, tres, y hasta cuatro o más secciones por día ahora es no solo plausible sino una realidad.

Un reto que de seguro se tendrá que afrontar a partir de ahora es el cálculo del salario, conforme la productividad va ganando más importancia sobre el tiempo de trabajo.

Otra cuestión digna de mención es la transformación desde entornos de control a entornos de confianza, tema que ya hemos mencionado en este otro post. Los empleados adquieren más autonomía, lo que les permite decidir como abordar los problemas, aumentando la innovación, la productividad y su bienestar. La doctora Sarah Forbes, co-directora del Equal Parenting Project, señaló que al darle más libertad a sus empleados, los gerentes han obtenido mejores resultados. Ahora los directores tendrán que aprender a soltar la supervisión y permitir mayores niveles de autonomía.

La ultima palabra clave hace más referencia a un reto que un avance, una cuestión obvia: con el trabajo a distancia las interacciones sociales con el equipo de trabajo son mucho más difíciles. Las personas somos seres sociales, e incluso hasta el más ermitaño necesita interacción humana de vez en cuando. Los más sociables puede que se sientan abrumados por el limitado tacto humano que pueden ofrecer las tecnologías de trabajo a distancia. Por ello, tanto managers como empleados deberán buscar un punto adecuado entre la socialización y los beneficios del trabajo remoto, para mantener el bienestar social en las empresas.

3. El estigma que se extingue: la salud mental

En tiempos de antaño era muy común la frase “¡El psicólogo es para los locos!”, y no existía peor vergüenza que admitir que ibas a terapia. Ahora los jóvenes no solo hablan con normalidad de temas de salud mental, sino que cada vez se va entendiendo más y más la importancia de esta en la sociedad. Esto también ha calado en el área profesional, debido a las incesantes olas de estrés, ansiedad y depresión que se cernieron sobre las personas tras la crisis, el encierro y, para algunos, el duelo. Ahora más que nunca es evidente que un empleado con buena salud, física y mental, es un empleado más productivo, eficiente y feliz. Por ello los gerentes deben aprender a detectar y abordar los problemas de salud mental, y migrar hacia una cultura con iniciativas que guíen a los trabajadores en este tema y generen apoyo para la salud mental de todos.

4. La digitalización pisa el acelerador

Las empresas que se apoyaban en gran medida en la tecnología y en las capacidades digitales ya existían en la época pre-pandemia. Pero tras la crisis su porcentaje aumentó drásticamente, porque pasó de ser una cualidad de pocos a ser la necesidad de todos. Y la tendencia sigue aumentando.  De acuerdo con una encuesta global de McKinsey hacia ejecutivos, los encuestados eran tres veces más propensos que antes de la crisis a decir que al menos un 80% de su interacción con clientes era de naturaleza digital.

No sabemos qué sucederá en un futuro, pero sabemos qué está sucediendo ahora, y podemos apoyarnos en ello para alcanzar un mayor progreso y bienestar para todos en estos tiempos interesantes.

Asesoresb24
Su equipo Bitrix24 en español

17/08/2021

Volver a la lista